Vés al contingut

El formato de días sueltos arranca con un seguimiento mucho menor de la huelga

12 Novembre 2013

menorca.info

El paro fue secundado ayer por tres de cada diez docentes que podían hacerlo, con porcentajes similares en las distintas etapas pero muy distintos en función de cada centro, una tendencia que también se dio en cuanto a la asistencia de alumnos

Pep Mir  12/11/2013

La huelga de docentes se reactivó ayer, en un nuevo formato de días sueltos, con un discreto seguimiento si se compara con aquellas jornadas iniciales del curso y el día 24 de octubre, convocatoria estatal contra la LOMCE. Entonces se alcanzaron porcentajes de entre el 70 y el 90 por ciento de incidencia y se paralizaron las clases. 

Ayer hicieron huelga en Menorca tres de cada diez maestros y profesores que podían hacerlo en la educación pública (29 por ciento según los sindicatos y 12 por ciento para el Govern, que calcula sobre el total y no sobre los docentes ajenos a los servicios públicos). En la concertada no hubo huelguistas.

Los porcentajes fueron ayer muy similares en las distintas etapas educativas, aunque sí hubo diferencias entre cada uno de los centros. Así, mientras en algunos colegios la jornada fue prácticamente normal, sin maestros en huelga o con un número muy residual, en otros el seguimiento del paro fue del 50 por ciento o, en casos excepcionales, muy superiores, como en el CPFrancesc d’Albranca. 

En los institutos la incidencia se movió entre el 13 (IESJosep Miquel Guàrdia) y el 56 por ciento (IESJosep Maria Quadrado). La huelga no tuvo ningún efecto en las dos escuelas de Es Mercadal, por ser ayer día festivo (Sant Martí) en el municipio.

Igualmente irregular fue el comportamiento de los padres y los estudiantes, en parte desconcertados ante lo imprevisible del seguimiento de la huelga. En algunos colegios apenas hubo pupitres vacíos mientras que en otros acudieron a clase muy pocos alumnos, incluso menos de la mitad. Lo mismo ocurrió en los centros de Secundaria, ya que las clases, por ejemplo, estuvieron casi llenas en Alaior y prácticamente vacías en el IESCap de Llevant.

El desgaste de la protesta es, por tanto, evidente. Tras tres semanas de huelga indefinida muy activa en los comienzos del curso escolar, con jornadas de seguimientos muy altos, se decretó una suspensión temporal del paro el pasado 4 de octubre, que solo se vio interrumpida por el día de huelga contra la LOMCE. 

Ahora la fórmula de días aislados se estrena con un porcentaje de seguimiento que, aun siendo considerable, es mucho menor que en jornadas anteriores. En algunos colegios donde la incidencia era habitualmente muy alta apenas hubo huelguistas. En los institutos el descenso ha sido muy sensible. La parálisis de las negociaciones no ayuda.

Veure font

Ministerio de Educación (Forges, 24-10-2014)

7 Novembre 2013

 

Veure font

SUSPENSO ( EL ROTO, 24-10-2013)

7 Novembre 2013

Veure font

Vaga 11-11-2013

7 Novembre 2013

Foto

José Ignacio Wert, un puñado de polémicas educativas que acaban en rectificaciones… parciales

6 Novembre 2013

20minutos

Calendario de la LOMCE, becas Erasmus, notas de corte… apuestas políticas del ministro de Educación que han tenido que ser revisadas por él mismo.

 N.S.. 05.11.2013

 Desde que asumiera el cargo de Ministro de Educación, José Ignacio Wert ha tenido que acarrear —además de con la mala prensa de ser el titular de cartera peor valorado del Gobierno de Mariano Rajoy— con un puñado de polémicas decisiones de las que, en última instancia, ha tenido que retractarse.

 La última de estas rectificaciones ha tenido lugar, este mismo martes, a propósito de las becas Erasmus. Wert y el ministerio que e ncabeza han tenido que plegarse a la opinión mayoritaría de la cúpula del PP y recular en la controvertida decisión que dejaba a los alumnos sin el dinero de esta beca este año. Se trata de la segunda vez en menos de un mes que el ministro se ve obligado a corregir una decisión. Hace una semana, en lo que también puede ser considerado como una rectificación parcial o una adecuación a un calendario que no contemplaba, Wert anunció en el Senado que se mostraba dispuesto a ampliar el calendario de implantación de la LOMCE, la controvertida nueva ley educativa que auspicia el Gobierno del PP. La otra gran polémica —y posterior rectificación, también parcial— llegó poco antes de las vacaciones de verano de este año. Fue a propósito de la nota mínima para poder acceder a una beca tanto en Bachillerato como para formalizar una matrícula universitaria. La propuesta inicial de Educación era que dicha nota de corte estuviera situada en el 6,5. Tras un fuerte debate que duró varias semanas, y sobre el que Wert dijo sentirse “perplejo”, el ministerio aceptó rebajar de 6,5 a 5,5 la exigencia para optar a las becas de exención de tasas. Y en medio de tanta rectificación una ocasión en la que Wert optó por reafirmarse en lo dicho. Ocurrió en el mes de octubre de 2012, en el Congreso de los Diputados. Allí Wert soltó el ya célebre “españolizar a los alumnos catalanes”. Una afirmación que levantó una cascada de comentarios en contra, tanto en Cataluña como en el resto del país. La polémica, incluso, alcanzó la jefatura del Estado, ya que el rey también reprochó a Rajoy las palabras de su ministro. Unas declaraciones sobre las que Wert se reafirmó poco después… eso sí, en catalán: “Estic molt orgullós del que he dit”. 

Veure font

La Educación del neofeudalismo

31 Octubre 2013

Logo diario Publico

DAVID BOLLEROBankia

La imagen que acompaña a esta entrada del blog es uno de los anuncios que se pueden ver por internet y que sintetiza el futuro de la Educación en España en manos del PP. Faltaría, si acaso, cambiar la imagen de la cabina de teléfono por la de un confesionario. Un futuro, pues, que parece abocarnos a tener que solicitar préstamos para una formación que nos valdrá para, en las circunstancias actuales, formar parte de ese segmento de población activo sobrecualificado que en el caso de tener la fortuna de poder trabajar es más que probable que lo haga en una actividad que nada tiene que ver con su área de especialización.

Los de arriba, ya saben, políticos y banqueros que no hablan más que de lo viento en popa que va nuestra economía, podrán vendernos que cuando un universitario solicita un préstamo para pagarse la universidad lo que está haciendo en realidad es invertir en su educación, en su futuro. Curiosamente, este argumento no es aplicable a lo que, en realidad, debería hacer el propio Estado, para el que no existe tan inversión y únicamente se contabiliza como un gasto. No en vano, España pasa por ser uno de los países de la Unión Europea que más ha recortado su inversión en Educación. En realidad, este sistema de préstamos no es más que una fórmula más del neoliberalismo para convertirnos en sirvientes contratados.

Vamos camino de lo que lleva años sucediendo en países como EEUU o Reino Unido. ¿Ha sido un éxito este modelo? Depende de la perspectiva con la que se mire. Tomemos EEUU como ejemplo: si se analiza desde la implacable lógica capitalista, la jugada no podía haber salido mejor. Este país adalid de la democracia, gran libertador de pueblos oprimidos, retrata a la perfección cómo al desmantelamiento de la Educación Pública le acompaña un boom de beneficios en el sector privado.

Así, mientras que entre 1990 y 2010 la inversión pública por estudiante cayó una media del 26%, el precio de las matrículas de las universidades creció un 112,5%. Este incremento obligó a solicitar más préstamos, lo que hizo crecer la deuda de los recién graduados un 24%. Lo perverso de este sistema es que cuando uno termina la universidad, está tan ahogado por lo que aún ha de pagar que termina trabajando de lo que sea, entregándose de lleno a la precariedad. Y las empresas se aprovechan de ello. De hecho, en la última década, el sueldo de los trabajadores con una licenciatura de entre 25 y 34 años se ha desplomado un 15%. No hace falta ser un genio para darse cuenta de que no salen las cuentas… salvo para las entidades financieras, claro. En la actualidad, se estima que la cifra de préstamos para estudiantes en EEUU ha alcanzado el billón de dólares.

¿Qué sucede en un país más cercano, como Reino Unido? Exactamente lo mismo. Al recorte en Educación siempre le acompañan subidas en los precios de las matrículas y barra libre para los préstamos, cada vez más usureros. Tanto es así, que recientemente se filtró un informe de una entidad en la que se sugería aumentar aún más el tipo de interés de este tipo de préstamos. ¿Por qué no atrapar en las redes del neoliberalismo al sujeto antes incluso de que se lance al mercado laboral, por qué no hacerlo productivo antes de tiempo? Dicho y hecho.

El panorama actual al que se enfrenta un universitario medio en Londres es de unos gastos anuales (matrícula, material, transporte, alojamiento, comida…) de más de 23.200 libras al año. Si enfrentamos esa cifra con los ingresos (en los que incluimos los préstamos), vemos que sus números rojos alcanzan las 7.600 libras. ¿En qué deriva todo esto? En primer lugar, en un descenso acentuado del número de estudiantes universitarios. Y en segundo lugar, en que el estudiante ha de compatibilizar sus estudios con la explotación laboral en el mejor de los casos o, en el peor y tal como reconocen las últimas estadísticas, con un repunte de la prostitución universitaria y de empleadas en barras americanas y locales de striptease.

“Sistema de organización político, social y económico que se impuso en Europa Occidental en el que se crea una sociedad dividida en estamentos. Entre estos estamentos se distinguían grupos privilegiados (nobleza y clero) y no privilegiados (campesinos y siervos). Los campesinos para tener derecho a los mansos debían jurar fidelidad y ayuda al señor mientras este les daba protección. El campesino debía trabajar las tierras de la reserva señorial unos días por semana y pagar impuestos por la explotación de los mansos y el uso de los recursos del feudo (molinos, madera, etc.)”.

El párrafo anterior es una definición de sociedad feudal cogida de extractos de un libro de texto de Ciencias Sociales de 2º de la ESO. El parecido con la actual sociedad es extraordinario con tan sólo cambiar algunos términos, como ‘campesino’ por ‘trabajador’ o ‘molinos, madera’ por ‘Sanidad y Educación’. Este sistema neoliberal se transforma cada vez con más intensidad en una suerte de neofeudalismo. Y en este sistema, la Educación juega un papel clave por su poder liberador, por su capacidad de hacer libre pensadores a los sujetos y, por ende, autónomos. Algo que, claro está, los poderes actuales están decididos a neutralizar y, de paso, a convertir la Educación en un instrumento para todo lo contrario: en lugar de liberar, esclavizar y someter aún más.

Veure font

La educación clasista en España

30 Octubre 2013

Logo diario Publico

Vicenç Navarro
Catedrático de Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra, y Profesor de Public Policy. The Johns Hopkins University

En España hay clases sociales. Y es imposible entender qué ocurre en España sin entender el enorme dominio que la burguesía, pequeña burguesía y clases medias profesionales de renta alta han tenido y continúan teniendo sobre los aparatos del Estado, influencia que está alcanzando su máxima expresión durante el gobierno Rajoy, el gobierno que España ha tenido durante el periodo democrático que ha sido más sensible a los intereses de estas clases sociales.

Esta enorme influencia explica muchas realidades, tales como la pobreza del Estado del Bienestar (España tiene uno de los gastos públicos sociales por habitante más bajos de la UE-15, el grupo de países, dentro de la Unión Europea, de semejante desarrollo económico), su escasa capacidad redistributiva (de nuevo, el Estado español es de los menos redistributivos en la UE-15), su escasa progresividad fiscal (mientras que los trabajadores de la manufactura pagan impuestos -en porcentaje sobre su sueldo-, en cantidades semejantes a sus homólogos en la UE-15, el 1% de la población que deriva sus ingresos de la propiedad de capital paga sólo un 10% de lo que pagan sus homólogos en el promedio de los países de la UE-15). Todo ello explica la gran pobreza de los servicios públicos del Estado del Bienestar, tales como la educación. El Estado español gastó en educación en 2010 solo un 4,2% de su PIB, mucho más bajo que el promedio de la UE-15 (5,2 %), y mucho, mucho más bajo que Suecia (7%), uno de los países de la UE donde la clase trabajadora y las clases medias de renta media y baja tienen mayor influencia sobre el Estado. El gasto educativo por alumno (en todas las categorías de estudios) en España es de los más bajos de la UE-15.

Las consecuencias de esta pobreza del gasto educativo son muchas. Y la más llamativa es la polarización, por clase social, del sistema educativo. Desde las escuelas de infancia (mal llamadas guarderías) hasta la enseñanza primaria y secundaria, las clases pudientes llevan a sus hijos a las escuelas privadas (cuyo gasto por alumno es más elevado que las públicas, con un subsidio público muy importante, llamado concierto), y las clases populares (las clases medias de renta media y baja y la clase trabajadora) envían a sus hijos a la escuela pública. Muchas de las privadas están gestionadas por la Iglesia católica, que institucionalmente ha sido siempre cercana a los intereses de las clases más pudientes.

Durante la mayoría del periodo democrático, el número de horas lectivas en la enseñanza era mayor en las escuelas europeas que las escuelas públicas españolas. Así, en las escuelas secundarias, las horas lectivas eran de 559 horas al año en las públicas españolas, comparado con 678 horas en el promedio de las escuelas de la UE-15. Sumando el déficit anual, el estudiante español iba a la escuela secundaria un año menos que el estudiante europeo. No por casualidad, el conocimiento en comprensión de lectura, de matemáticas y de lenguas de un graduado español de la escuela secundaria era semejante al de un estudiante europeo de un año menos (Datos de PISA, 2003). Tal diferencial de conocimientos no ha disminuido. En realidad, ha aumentado (PISA, 2012). Y lo que es también interesante subrayar es que los estudiantes de la privada tampoco están mejor que el promedio de los estudiantes de la escuela pública europea (de la UE-15). En realidad, están peor.

La evidencia empírica es clara y contundente para todo aquel que lo quiera ver. Los sistemas educativos polarizados por clase social, con una dicotomía pública-privada, son peores en su calidad educativa que los sistemas públicos mayoritarios. En España, el 34% de los estudiantes van a la privada, y el 66% a la pública. En comparación, en Suecia y Finlandia (esta última es considerada la mejor de Europa) la distribución de porcentajes es 7% versus 93% respectivamente. Esta es una de las mayores causas de la baja calidad educativa en España, resultado del enorme poder de las clases más pudientes (burguesía, pequeña burguesía y clase media profesional de renta alta) sobre el Estado a través de sus instrumentos políticos (los partidos conservadores y liberales) y mediáticos (la gran mayoría de medios de información, tanto públicos como privados), que en su egoísmo —defensa a ultranza de sus intereses inmediatos— están dañando al país, y también, paradójicamente, a la educación de sus hijos, aun cuando consiguen lo que más quieren, es decir, mantener la distancia social (creando ciudadanos de primera —sus hijos— y de segunda —todos los demás—) reproduciendo las desigualdades dentro de la ciudadanía, manteniendo sus privilegios.

Representa, por cierto, una gran incoherencia que esas fuerzas conservadoras y liberales, y sus partidos políticos, como el PP, que se presentan como las “fuerzas patrióticas”, que constantemente hablan de patria o nación enarbolando la bandera, apliquen a la vez políticas públicas, en educación, que descohesiona tal patria. En realidad, la defensa de sus intereses a través de las políticas públicas del gobierno Rajoy daña a la mayoría de la ciudadanía, mostrando que pese a su discurso y narrativa, son profundamente anti-patriotas, pues el elemento clave de la patria –el término que utilizan ellos-, es su población. Y la mayoría queda dañada por esas políticas. De ahí que debiera ser una tarea a realizar por las fuerzas progresistas desenmascarar la utilización tan abusiva y oportunista de los “superpatriotas” de las banderas, pues en realidad están defendiendo sus intereses de clase. Su visión de España es una visión clasista que daña a la España real. Cada uno de los elementos de la reforma Wert favorece a su visión clasista, en contra de la España real, la España social y la España plurinacional. Es una reforma reaccionaria que dañará a las clases populares —la mayoría de la ciudadanía en España—.

Veure font

Wert: “No sacrificaré convicciones educativas para lograr un consenso”

25 Octubre 2013

Logo diario Publico

El ministro de Educación afirma que las protestas contra la nueva ley han pecado de “falta de argumentos que tengan que ver con lo que de verdad dice la Lomce”

EFE Madrid 25/10/2013

El ministro de Educación, Cultura y Deporte,José Ignacio Wert, afirmó ayer que las protestas contrarias a la nueva ley educativa han pecado de “falta de argumentos que tengan que ver con lo que de verdad dice la ley” y que representen alternativas constructivas a la misma.

En una entrevista en TVE, Wert valoró el seguimiento de la huelga educativa de wate jueves en un 20% y ha afirmado que el personal de los centros educativos no ha tenido recortes distintos al que han tenido el resto de funcionarios. “Esta es una ley de reforma parcial de nuestro sistema educativo”, dijo el titular de Educación, quien añadió: “Nunca he hecho una descalificación en su conjunto de nuestro sistema porque hay cosas válidas que lo fortalecen”.

Para Wer,t la reforma podría haber sido más ambiciosa pero se debe tener en cuenta que supone “un cambio de arquitectura muy profundo” que está condicionado por la situación económica.”Hemos ido a atacar las debilidades fundamentales del sistema basándonos en las evidencias”, ha afirmado. Reconoció que si la economía se lo hubiera permitido, no habría recortado en los Programas de Refuerzo, Orientación y Apoyo (Proa) cuando, en realidad, los ha eliminado en su totalidad.

El ministro de Educación, José Ignacio Wert, durante una sesión de control al Gobierno. EFE

El ministro de Educación, José Ignacio Wert, durante una sesión de control al Gobierno. EFE

El ministro de Educación ve futuro a la LOMCE ya que se estructura sobre un trabajo “que va a ser paciente, va a llevar tiempo” y que pretende aplicar unas reglas de juego basadas en las reformas aplicadas en países que están teniendo éxito en sus proyectos educativos.

Para el ministro es “extremadamente deseable un consenso educativo” y señaló que no ha faltado esfuerzo por su parte. Aun así, reconoció: “No estoy dispuesto a sacrificar convicciones en materia educativa en la búsqueda de un consenso”.

Finalmente, afirmó que cualquier persona que está en un cargo, si no ha pensado nunca en dimitir, “es que no piensa mucho”, tras lo que añadió: “Me ha pasado por la cabeza sólo décimas de segundo”.

Veure font

Por qué se protesta: los puntos clave del conflicto en la educación pública

25 Octubre 2013

eldiario.es

La política educativa del Gobierno ha desatado una reacción general de la comunidad educativa que ya dura dos años

Más allá del ruído y las declaraciones, aquí un resumen de lo que está en juego

Prado Campos

 

Hoy es un día clave para comunidad educativa. Con el recuerdo de las movilizaciones masivas en Baleares de finales de septiembre y de la última huelga estatal del pasado 9 de mayo, profesores, padres y alumnos protagonizan una jornada de protesta contra la política educativa del Gobierno que ha vaciado las aulas -el sindicato de Estudiantes cifra el seguimiento en un 90%- y ha sacado a la calle a miles de padres y alumnos en concentraciones y actividades colectivas, a pesar del mal tiempo con que ha amanecido buena parte de España.

Los frentes abiertos del conflicto educativo son múltiples: la LOMCE, tildada por oposición, sindicatos y comunidad educativa como una ley ‘ideológica’ y sin consenso, una batería de recortes que no hacen sino agravar la difícil situación que atraviesan miles de familias y estudiantes en el país. Cinco claves para resumir dos años de conflicto.

La LOMCE

La Ley Wert fue aprobada hace dos semanas por el Congresode los Diputados con los únicos votos del PP y la oposición de todos los grupos políticos y de la comunidad educativa. Ahora el trámite prosigue en el Senado, con el plazo de enmiendas abierto hasta el día 31 aunque antes, el próximo martes, la Comisión General de Comunidades debatirá, se prevé con la presencia del ministro de Educación, su incidencia territorial. Después volverá al Parlamento para su aprobación definitiva, se espera que antes de que acabe el año.

Pero más allá de los trámites políticos, los puntos más conflictivos de la que será la séptima ley educativa de la democracia son estos:

Falta de consenso. No ha contado con el apoyo de los principales grupos de la oposición, ni de los sindicatos y la comunidad educativa. Otorga más control al Ministerio sobre los currículos fijando el contenido de las materias troncales y los objetivos y criterios de evaluación en las específicas, cuyo contenido queda en manos de las autonomías.

  • ¿Pública o no? En el texto desaparece el concepto de “prestación de servicio público de educación” por “prestación servicios”. Y abre la puerta a ceder suelo público para levantar centros privados.
  • Menos democracia. Los Consejos Escolares y los claustros de profesores ya no tienen poder de decisión y será el director, con una acreditación oficial específica, el cargo con más peso en los centros.
  • Segregación. La LOMCE ‘blinda’ a los colegios que separan por sexo para que puedan recibir dinero público. Pero las críticas no acaban ahí e inciden en que también segrega en función del nivel y aptitudes del alumno.
  • La lengua. La ley fija el castellano como lengua vehicular de la enseñanza en toda España. De este modo, la asignatura de la lengua cooficial deja de ser una materia troncal.
  • Religión. Desaparece Educación para la Ciudadanía, reemplazada por Educación en Valores, y la Religión pasa a ser una materia evaluable y puntuable en las medias para acceder a becas.
  • Reválidas. Habrá exámenes externos a final de cada etapa educativa (Primaria, Secundaria y Bachillerato, sustituyendo a la Selectividad), además de un examen más en 3º de la ESO para detectar el nivel de los alumnos. Estas reválidas, que muchos relacionan con el franquismo, serán imprescindibles para obtener el título de ESO y Bachillerato y poder seguir estudiando.
  • Aumentan las ratios de alumnos por aula, un 10% de media.
  • Itinerarios. Los estudiantes empezarán a elegir con 14 años asignaturas que ya les encaminen a FP o Bachillerato. Además, junto a la nueva FP Dual, gran apuesta del ministro Wert, aparece un nuevo modelo de FB básica, gratuita y obligatoria, para chavales de 15 a 17.

Nueva política de concesión de becas

Es otro de los puntos más polémicos de la reforma educativa y que más problemas está generando entre los estudiantes, sobre todo de cara a su continuidad en las aulas. El nuevo decreto endurece los requisitos para conseguir una beca. El 6,5 será la nota mínima para aspirar a la mayoría de las becas y ayudas para el estudio y se mantiene le 5,5 de nota mínima en Selectividad para estar exento de pagar las tasas de la matrícula del primer curso universitario, así como para ayudas en Bachillerato o FP de Grado Superior. El curso pasado, según datos oficiales, el número de beneficiarios de becas y ayudas del Gobierno se redujo un 34%.

Subida de las tasas

Educación ha fijado un mínimo para el precio de la matrícula que las comunidades autónomas pueden ampliar hasta unos máximos prefijados. Así las cosas, cada región ha ido subiendo sus tasas. Madrid es la que más lo ha hecho:  un 65% en dos años, según denuncian los rectores de las universidades madrileñas. También han denunciando que esto está provocando que descienda el número de créditos matriculados por alumnos, en el caso de la Complutense, 1,2 millones menos en dos cursos.

Recortes y más recortes

Las becas de comedor, las ayudas para material escolar y para el transporte. Tres necesidades básicas que también han sufrido el tijeretazo de las administraciones. La situación varía entre unas y otras comunidades de forma sustancial.

Así, la CEAPA ha denunciado que los menús escolares han subido en siete comunidades con precios que llegan a variar hasta tres euros entre regiones. Pero además las denuncias decenas de miles de chicos se han quedado sin estas ayudas. E n Cataluña, por ejemplo, son 10.000 niñossegún el MUCE o en Madrid, donde se ha pasado de otorgar más de 112.000 becas en 2010 a cubrir solo las de extrema necesidad.

Hoy siguen siendo gratuitos los libros de texto en Andalucía y Navarra (fórmula de préstamo y reutilización), el resto de autonomías o las han liquidado (como Madrid o Baleares) o las han recortado muchísimo (Castilla-La Mancha, Aragón o Galicia). Hace poco más de cinco años era un modelo existente en 15 autonomías. Según datos del Ministerio de Educación, las becas de libros de texto bajaron el curso pasado un 59,3%. En total las perdieron más de 578.000 familias a los que habría que sumar más debido a los recortes en las comunidades. Otras becas de movilidad, idiomas o formación, tienen un 3% menos de beneficiarios, 24.520 menos según datos del ministerio.

Profesorado

El curso ha empezado con 80.000 alumnos más y 25.000 profesores menos, según los sindicatos. ¿Consecuencias? Aumento de las ratios por aula para plantillas más reducidas, con un efecto directo en la merma en la calidad de la enseñanza y en la individualización necesaria que requieren los alumnos. A esto hay que sumar, por ejemplo en Madrid, nuevos requisitos en las oposiciones o para las especializaciones de los interinos, a los que ahora se les exige nuevos criterios en las listas de aspirantes y sus baremos de ordenación, según explican desde el Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza Pública de Madrid, quienes además hoy se reúnen con la defensora del Pueblo, Soledad Becerril, para tratar el tema.

Veure font

Menorca suspèn la Llei Wert i el model trilingüe de Bauzá

25 Octubre 2013

ARABALEARS

Deixant de banda els nombres, allò cert és que a mitjan matí d’ahir l’activitat als centres educatius era gairebé nul·la

MARIA JOSEP FERRI 

Maó

Aules i passadissos pràcticament buits. Aquesta imatge, que es repetí ahir als instituts i escoles de Menorca, mostra clarament que el seguiment de la vaga fou inequívocament majoritari. Una constatació avalada per les xifres dels sindicats, que situaren el suport a l’aturada en un 78%, però que topa de ple, un cop més, amb les dades de la Conselleria d’Educació.

Deixant de banda els nombres, allò cert és que a mitjan matí d’ahir l’activitat als centres educatius era gairebé nul·la. En alguns, de fet, s’arribaren a comptar més professors, molts en serveis mínims, que estudiants. A l’IES Cap de Llevant i Joan Ramis i Ramis de Maó, per exemple, tan sols acudiren a classe 50 i 75 alumnes dels prop de mil de què disposen cadascun.

Aquest suport contundent també es deixà veure a la resta d’instituts i a moltes escoles d’Infantil i Primària i que, segons els membres de l’Assemblea de Docents de Menorca, dóna bona mostra de l’oposició de les famílies contra la política educativa dels governs balear i central. L’alt seguiment de la vaga no tingué, tanmateix, una resposta a l’alçada en la concentració convocada al capvespre a Maó, on es reuniren poc més de 400 persones per dir “No a les retallades, no al TIL, no a la LOMQE”, per fer constar que “la comunitat educativa està més unida que mai” i per exigir “respecte per l’educació”.

Veure font